Un futuro diferente

Edgard luego de sus cirugías. Foto: Carlos Rueda

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Cuando Edgard tenía tres días de nacido su madre Dania se alarmó. Parecía que se ahogaba al alimentarlo. Lo llevó al hospital para que los médicos le explicaran qué estaba ocurriendo y descubrieron que tenía paladar hendido.

Agotada y estresada, ya había llorado lo suficiente cuando los doctores le informaron que su hijo tenía labio hendido poco después del parto. El único alivio fue enterarse casi al mismo tiempo que se podía reparar con una cirugía y que una organización llamada Operation Smile ofrecía operaciones y asistencia gratuitas.

Operation Smile está presente en República Dominicana desde hace 12 años y ha realizado un total de 33 misiones o programas quirúrgicos desde entonces.

Más de 5.000 pacientes fueron evaluados por los voluntarios médicos locales e internacionales y casi 1.500 recibieron cirugía, algo impensable sin el apoyo de nuestros generosos donantes.

Un familiar de Dania le informó sobre Operation Smile. Foto: Marc Ascher.

Un primo de Dania acercó a Edgard al centro de Operación Sonrisa República Dominicana, en funcionamiento desde 2013. Pero el niño solamente tenía un mes de vida y le explicaron que era muy pequeño para ser operado. De todas formas, recibió asesoramiento sobre cómo alimentarlo mejor.

La nutrición es fundamental en bebés que nacen con condiciones de labio y paladar hendidos, porque además de implicar un riesgo para su salud o incluso la muerte, es necesario que lleguen en buenas condiciones al momento de la cirugía.

Edgard pudo ser finalmente operado de su labio hendido unos meses más tarde y más adelante recibió cirugía para repararle su paladar.

El niño y su familia recibieron asistencia en el centro de Operation Smile en Santo Domingo, donde desde su apertura se han realizado casi 7.500 consultas en ocho especialidades médicas, como por ejemplo terapia del lenguaje.

Edgard es hoy un niño feliz que gusta de jugar con sus amigos. Tiene un futuro más esperanzador gracias a tu apoyo.