“Todo empieza con una sonrisa”

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Joëlle quiere que los pacientes reciban la mejor atención. Foto: Jörgen Hildebrandt.

Joëlle Horace es una cirujana general de Madagascar, voluntaria con Operation Smile desde 2019.

Como cirujana se desempeña en el Hospital Militar Soavinandriana de Antananarivo, la capital.

Ahora se está entrenando en técnicas de cirugía de hendidura facial y está trabajando para ser acreditada como cirujana de Operation Smile.

La organización tiene como uno de sus pilares el refuerzo de los sistemas de salud en los países en los que trabaja.

Esto no solamente se logra con la apertura de clínicas o el envío de suministros, una parte importante es el entrenamiento y la formación de voluntarios médicos locales.

Bajo estrecha supervisión, Joëlle realizó su primera cirugía de hendidura facial durante un reciente programa quirúrgico en Madagascar. “Fue tan estresante como emocionante”, dijo con una gran sonrisa.

Niños como Honoré regresaron a su comunidad en Madagascar con una nueva sonrisa. Foto: Jörgen Hildebrandt.

El apoyo y entrenamiento del personal médico genera un efecto circular creciente en línea con el compromiso a diez años de Operation Smile de aumentar el acceso médico para un millón de personas alrededor del mundo.

La inversión en entrenamiento generará más personal médico capacitado que a su vez permitirá realizar mayor cantidad de cirugías seguras y por lo tanto entrenar a más personas y seguidamente efectuar todavía más operaciones.

El primer programa quirúrgico de Joëlle fue en 2019 cuando participó como observadora.

Después de eso, observó otro programa antes de participar activamente.

Estimó que todavía necesita algunos más y experiencia adicional en cirugía de hendidura facial antes de que pueda ser acreditada. También dijo que es importante ser parte del programa, ya que hay muchos niños malgaches que necesitan cirugía.

“Todo comienza con una sonrisa”, dijo. “En lo que a mí respecta, todos los niños merecen la mejor atención y la mejor cirugía que puedan recibir. Este es mi corazón hablando”.