Renovarse en la ayuda a otros

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Dane Hoang (centro) con pacientes de Vietnam. Foto: Jasmin Shah.

La dentista pediátrica y voluntaria de larga data, Dane Hoang, brinda asistencia clave para mejorar las vidas de pacientes con condición de hendidura facial. 

Como voluntaria de Operation Smile ha participado en más de 10 programas quirúrgicos, y tiene un compromiso particular con las familias que viven en Hue, Vietnam, cerca de donde ella misma nació y vivió hasta que sus padres dejaron el país rumbo a Estados Unidos en 1979.

“He sido voluntaria de Operation Smile como dentista pediátrica en programas quirúrgicos y dentales desde 2008. Ha sido una experiencia que me cambió la vida, viajar alrededor del mundo y conocer a algunos de los seres humanos más increíbles que han dedicado su vida para ayudar a los niños como voluntario en Operation Smile”.

Ya sea como voluntarios en un programa Operation Smile o brindando servicios continuos en uno de nuestros muchos centros de atención, los dentistas como Dane se enfocan en brindar atención a pacientes que de otra manera nunca podrían tener. Para algunos, este cuidado les salva la vida.

Hablamos con Dane para aprender más sobre lo que la inspira a ser voluntaria y cómo trabajar en la primera línea de la pandemia la ha desafiado de formas que nunca pensó que fueran posibles.

Dane conforta a un paciente en un programa quirúrgico desarrollado en 2016 en Hue, Vietnam. Foto: Jasmin Shah.

Pregunta: ¿Qué te inspiró a convertirte en dentista?

Respuesta: Mi familia siempre estuvo orientada a los negocios. Recuerdo jugar y trabajar con las manos en la joyería de mis padres cuando era joven. La ética laboral y la independencia de mis padres me inspiraron a encontrar una ocupación que incorporase tanto la autonomía como la destreza manual. El campo de la odontología me proporcionó lo mejor de ambos mundos.

Mantener una boca sana puede prevenir enfermedades de las encías, caries y mal aliento. Más aún, una mala salud bucal, especialmente si tiene una enfermedad de las encías, puede elevar el riesgo de problemas de salud importantes, como un ataque cardíaco y un derrame cerebral.

Thi Minh juega antes de su cirugía, Dane la observa. Foto: Jasmin Shah.

P: ¿Qué obstáculos enfrentaste como dentista en ejercicio que trabajó en la pandemia de COVID-19?

R: He trabajado en la práctica privada durante más de 20 años y los últimos 18 meses han sido el momento más desafiante de mi carrera. Durante la cuarentena en casa por seis semanas, tuve reuniones semanales con mi personal para tranquilizarlos sobre el futuro de nuestras prácticas.

Hablamos de priorizar la salud de los pacientes y el personal, establecer los protocolos COVID-19 adecuados y mantener un entorno seguro .

P: ¿Puedes contarnos un poco más sobre tus experiencias como voluntaria con Operation Smile? ¿Tienes un recuerdo favorito que puedas compartir con nosotros?

R: He sido voluntaria de Operation Smile como dentista pediátrica en programas quirúrgicos y dentales desde 2008. Ha sido una experiencia que me cambió la vida, viajar alrededor del mundo y conocer a algunos de los seres humanos más increíbles que han dedicado su vida para ayudar a los niños como voluntarios en Operation Smile.

En mi último programa médico en Hue, Vietnam, tuve la oportunidad de ayudar en el quirófano a la Dra. Phuong Nguyen, una respetada cirujana plástica de la ciudad de Ho Chi Minh, mientras reparaba hábilmente el labio hendido de un paciente de 2 años.

Después de la cirugía, tuve el honor de entregar la niña a los padres que comenzaron a llorar al ver la transformación del rostro de su pequeña. ¡Fue simplemente mágico!

Los dentistas voluntarios se quedan junto a los pacientes antes, durante y después de la cirugía en algunas ocasiones. Foto: Jasmin Shah.

P: ¿Qué te motiva a seguir siendo voluntaria de Operation Smile incluso después de que termine la pandemia?

R: Los niños que nacen con condición de hendidura facial en Estados Unidos son operados de inmediato. Ir a otro país y ayudar a cambiar la vida de un niño con una cirugía relativamente corta, no solo estás cambiando la vida de ese niño sino también la vida de su familia.

Muchos de estos niños son rechazados por la sociedad debido al estigma.

En Vietnam existe la creencia de que toda su familia tiene mala suerte si nace un niño con una hendidura facial. Entonces, cuando un niño se somete a una cirugía, es como si estuviera completo nuevamente. Estás cambiando su vida, la vida de su familia, la comunidad y todo el país.

Con suerte, a medida que envejecen, pueden ayudar de alguna manera a la organización o ayudar a otras familias que se encuentran en una situación similar, o simplemente retribuir en general, porque alguien los ayudó, donando.

También me pregunto: ‘¿Cómo logramos mi familia y yo llegar a Estados Unidos como inmigrantes?’ Bueno, fue porque hubo personas compasivas que nos ayudaron a los refugiados a llegar aquí después de que aterrizamos en Indonesia y vivimos allí durante seis meses.

Entonces, así es como les pago a quienes nos ayudaron. Esta es mi pasión. También se ha convertido en la pasión de mi hermana Thanh, y ahora apoya Operation Smile a través de su empresa de joyería fina Le Dragon d’Or.

Para mí, a pesar de las largas horas de trabajo voluntario, apoyar a Operation Smile también se siente como unas vacaciones: alejarse para refrescarse y renovarse simplemente ayudando a los demás.

Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.