Niños libios recibieron ayuda en Egipto

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Una niña libia juega en tanto espera por su cirugía. Foto: Operation Smile.

Ante la crisis política en Libia, dos países se unieron para promover la paz y asistir a las familias afectadas por condiciones de hendidura facial.

Los voluntarios locales de Operation Smile Egipto y el personal recibieron en julio de 2021 a casi 30 pacientes de Libia que nacieron con labio y/o paladar hendidos. Este no fue un logro menor, ya que Libia intenta recuperarse de una década de sufrimiento e inestabilidad.

De acuerdo al director regional para Medio Oriente y el norte de África y CEO de Operation Smile Egipto, Mohamed El-Shazly, el plan de traer niños a Egipto comenzó a gestarse en febrero de 2021.

“Los equipos de Operation Smile Egipto han trabajado en este programa con Libia por mucho tiempo, con sesiones de evaluación virtuales, fotografías, resultados de análisis clínicos e historia clínica de más de 30 pacientes”, explicó Mohamed. “En total 24 pacientes fueron evaluados en persona en el centro de Operation Smile Egipto”.

Libia es un país donde la guerra ha dejado a su sistema de salud al borde del colapso y 1,3 millones de personas tienen problemas para acceder a los servicios de salud más básicos.

“Hay muchos pacientes que sufren con condiciones de hendidura facial. La asistencia quirúrgica especializada como la cirugía plástica no está desarrollada por completo”, dijo Mohamed. “Los niños no pueden recibir asistencia debido a la falta de seguridad, la guerra y la inestabilidad política”.

Este programa fue el primero en su tipo en lo que respecta a niños y familias de otro país que viajan a Egipto a recibir asistencia.

Con el apoyo de los ministerios de Salud de Libia y Egipto, 24 pacientes recibieron una evaluación médica integral, 17 fueron considerados con la salud necesaria para recibir una cirugía y además siete médicos libios recibieron entrenamiento.

Hablamos con Mohamed recientemente para conocer más sobre el trabajo desarrollado y sobre su esperanza de que solamente sea el primero de muchos programas quirúrgicos de Operation Smile Egipto. 

Voluntarios y residentes libios en el aeropuerto de Benghazi antes de volar a Egipto. Foto: Operation Smile.

Pregunta: ¿Nos puede proveer más contexto sobre el origen de este programa quirúrgico?

Respuesta: “Fue maravilloso iniciar de esta forma las actividades de Operation Smile Egipto este año fiscal, con un nuevo tipo de programa que provee asistencia sanitaria a países vecinos que sufren la guerra, problemas políticos y en los servicios de salud. Hay muchos pacientes que necesitan ayuda y asistencia y que se perderán el momento ideal para la cirugía debido a esta situación.

Tenemos algunos contactos en Libia a través de residentes de cirugía plástica y de anestesia que fueron entrenados en Egipto. Fueron el principal conducto con las autoridades en Libia. El ministro de Salud y el coordinador de Salud del gobierno provisorio de Libia se mostraron muy entusiasmados y apoyaron este programa”.

Voluntarios médicos de Libia observan el trabajo del cirujano voluntario egipcio Mustafá Elsonbaty. Foto: Operation Smile.

P: ¿Puede describir la necesidad de cirugía para reparar hendiduras faciales en Libia? ¿Por qué no pudieron recibir cirugía allí? ¿Cuál es la situación general para esos pacientes y del sistema sanitario libio?

R: “Hay muchos pacientes que sufren de condiciones de hendidura facial, y viven en diferentes zonas de Libia, desde las desérticas más remotas hasta en las principales ciudades. La asistencia quirúrgica especializada como la cirugía plástica no está desarrollada por completo. Muchos pacientes libios buscan asistencia médica en Egipto y Túnez. Los niños nacidos con condiciones de hendidura facial no pueden recibir asistencia debido a la falta de seguridad, la guerra y la inestabilidad política”.

Los voluntarios de Egipto y Libia posaron juntos ante el hospital pediátrico de la Universidad de Assiut. Foto: Operation Smile.

P: ¿Operation Smile Egipto vio la necesidad de expandirse y ayudar en Libia? ¿O Libia buscó ayuda de nuestra parte?

R: “Libia buscó ayuda y nos pidió que fuéramos allí, lo que no es posible en la actualidad debido a la inseguridad. El ministerio de Salud de Libia y el agregado médico en la embajada libia en Egipto -que visitó nuestro centro- pudieron hacerlo y expresaron su agradecimiento al equipo médico y a los ministerios de Salud de ambos países. Expresaron su voluntad de continuar con la cooperación en el futuro cercano con un programa quirúrgico más grande, que trate a niños libios y forme a voluntarios libios”.

P: ¿Cuáles son las organizaciones asociadas y agencias gubernamentales que ayudaron a que esto fuera posible, y cómo contribuyeron respectivamente?

R: “La organización libia sin fines de lucro ‘Dibujando Sonrisas’ fue la responsable de contactar y evaluar a los pacientes y preparar toda la logística. La Organización Internacional para las Migraciones nos conectó con esa organización. UNICEF Libia también tuvo su papel en el contacto de pacientes.

Al tiempo que el ministerio de Salud de Egipto asistía con el cruce de fronteras, el libio pagó los boletos de avión para los pacientes y sus familias. La Universidad Assiut proveyó suministros médicos de forma gratuita, alojamiento barato y alimentos a las familias, además de abrir las puertas de sus dos hospitales, el viejo y el nuevo, a ciudadanos extranjeros”.

P: ¿Nos puede proveer más detalles sobre la logística necesaria para cruzar la frontera con los pacientes?

R: “El transporte fue posible gracias al apoyo de los ministerios de Salud de Egipto y Libia, al igual que sus cancillerías y un avión privado que los trajo junto a sus familias. Aterrizó en el aeropuerto de Assiut donde eran esperados por nuestro personal y un equipo de estudiantes que les dio la bienvenida y les entregó obsequios.

Los ciudadanos libios no necesitan una visa, pero fue necesario un acuerdo de seguridad que se firmó semanas antes entre los dos entes de seguridad estatales. En Libia se les realizaron pruebas de detección de COVID-19, las que fueron repetidas en Egipto antes de regresar”.

La voluntaria egipcia Manal Ramsis asiste a un paciente de Libia. Foto: Operation Smile.

P: ¿Cómo fue el entrenamiento de las siete personas que llegaron desde varias universidades de Libia? ¿Por qué cree que fue importante?

R: “Tres cirujanos, un anestesista, un pediatra, un dentista y un radiólogo recibieron entrenamiento.

Es un buen comienzo para construir un equipo en Libia de acuerdo a los estándares globales de Operation Smile. Su devolución, tanto de ellos como del agregado médico en la embajada Libia en Egipto, fue muy buena. Nuestros formadores traspasaron la mayor cantidad de experiencia posible. Ellos se lo tomaron muy en serio y con muchas ganas de obtener el mayor conocimiento para poder continuar la asistencia a los pacientes en su país y poder iniciar un núcleo de servicio en Libia”.

P: ¿Puede compartir los sentimientos de los pacientes y sus familias?

R: “La mayoría de ellos no podía creer que los operaríamos. Fueron muy bien recibidos en Egipto y se esperanzaron de que hubiera personas cuidando de ellos, incluso fuera de su país. Se mostraron muy agradecidos con Operation Smile, muy felices de poder tener esta asistencia en Egipto”.