El cambio en Lucas

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Vivi y Raúl junto con Lucas. Foto: Carlos Rueda.

Vivi observó que el doctor ponía una cara extraña y enseguida entendió que había algo mal con su bebé. 

Estaba en medio del ultrasonido de los cinco meses de embarazo y cuando le informaron que su hijo nacería con hendidura facial no se sorprendió del todo.

Su esposo Raúl también nació así y aunque las causas del labio y/o paladar hendido no están determinadas fehacientemente, se cree que el factor hereditario puede ser parte.

Operation Smile, gracias al apoyo de los donantes, también respalda estudios científicos al respecto. Es un trabajo para el cual ha recogido muestras de ADN de personas con hendidura facial alrededor del mundo. La investigación continúa.

Vivi estaba triste, pero la envolvía una tranquilidad fruto de poseer la información adecuada. Sabía de Operation Smile y que la cirugía era posible cuando su hijo llegara a los seis meses.

Lucas es un niño con una nueva sonrisa. Foto: Carlos Rueda.

Vivi, nutricionista de profesión, sabía de la importancia que adquiere el tema para un bebé nacido con hendidura facial. Muchas veces pueden sufrir otras complicaciones por la falta de comida o incluso la muerte. Una vez que tuvo a Lucas en brazos se ocupó de alimentarlo correctamente.

Aunque era capaz de amamantarlo, su hijo no ganaba peso. Con la asistencia de Operación Sonrisa Paraguay, puso a Lucas en un régimen de fórmula y comenzó a ver los resultados casi de inmediato.

Lucas, un bebé siempre alegre, creció lo suficiente para poder enfrentar la cirugía de su labio hendido.

Cinco meses después volvió a un programa quirúrgico de Operación Sonrisa Paraguay para que le operaran el paladar.

La cirugía fue todavía más rápida, todo salió bien y no pasaron muchos días antes de que Lucas regresara a su hogar, para felicidad de sus vecinos y familiares, en particular su abuela, la señora Francisco.

Luego de sus dos cirugías Lucas no tiene problemas para alimentarse y crecer. Su nueva sonrisa y su personalidad muy sociable hacen el resto.

Un asunto de confianza

Rocío, Mauro y Lorena. Madre, hijo mayor e hija menor. Los tres nacieron con labio o paladar hendidos. Se lee como una situación complicada, pero nada de eso sintió Rocío cuando nació Lorena. Para ella era solamente la continuación de una historia la cual ya sabía que podía terminar bien.  

Ella ya conocía Operación Sonrisa Paraguay, estaba registrada en la clínica de Asunción y estaba al tanto de que era una condición que se podía reparar con cirugía. 

Junto con su esposo Cristian habían acudido a Operation Smile dos años antes para que Mauro recibiera atención médica. Ahora con Lorena no lo dudaron, la confianza en el equipo de voluntarios médicos era completa.  

Ellos sabían qué esperar y cuál era el nivel de atención.  

En la clínica obtuvo un obturador que sirvió mucho para que su hija pudiera alimentarse y estar en condiciones para recibir su primera operación a los seis meses.  

El obturador es un complemento dental que cubre el paladar hendido y permite que los bebés sean alimentados, lo que asegura un crecimiento saludable y adecuado antes de su cirugía. 

Fue una alegría muy grande saber que su hija sería finalmente operada en la siguiente misión, una vez que pasó por la revisión médica integral que provee Operation Smile 

Pese a que era un camino ya recorrido, Cristian y Rocío se emocionaron al recibir a su hija recién operada.  

Además de Operación Sonrisa Paraguay, Rocío y Cristian pudieron apoyarse en familiares y vecinos, siempre dispuestos a dar una mano.  

Eso fue importante ya que la familia vive a una hora en autobús de Asunción y acude cada mes para controles médicos.  

Como es sabido, cualquier esfuerzo cuesta menos cuando se tiene plena confianza en el resultado y en las personas que pueden ayudar a lograrlo.  

“Gracias”, dijo Rocío. “Mi hija está perfecta ahora”.   

NUESTRO MÉTODO

Nosotros hemos establecido una presencia global y actualmente proveemos cuidado médico de primera clase para tratar condiciones de hendidura facial, en mas de 30 países con la ayuda de miles de voluntarios que representan más de 60 países. Así es como estamos llevando cirugía segura para alrededor del mundo.

El cambio para una familia

Ani y Roberto no sabían nada de labio y paladar hendidos hasta que nació Alex, un sorpresivo hermanito para Rocío, de siete años.  

Ani no se esperaba el embarazo, tanto que se enteró a los tres meses cuando fue a una revisación médica. Poco después del parto la envolvió la tristeza al conocer que su hijo había nacido con labio hendido.  

Roberto y ella se enteraron de que existía Operación Sonrisa Paraguay gracias al médico que los atendió 

Fueron a la clínica un mes después del nacimiento y pese a que la atención que recibieron los dejó satisfechos, se les comunicó que había que esperar unos meses para operarlo, porque todavía era muy pequeño 

Ese tiempo fue difícil para el matrimonio, ya que comenzaron a darse cuenta de que las demás personas los observaban con asombro cada vez que salían con Alex.  

En septiembre de 2015 intentaron que su hijo fuera operado, pero no tuvieron éxito. Había que seguir esperando.  

Seis meses después la angustia dio paso a la alegría cuando supieron que su hijo sería finalmente intervenido.  

Roberto no fue capaz de contener sus emociones cuando vio a Alex con su labio reparado. Solamente pudo dar las gracias.  

Ani explicó a Operation Smile que la vida de toda la familia cambió. Que ahora salen tranquilos, de que nadie los observará. Pero también fue un cambio para ella en el sentido de que no pierde oportunidad de hablar del tema cuando es necesario.  

Eso cuando Alex la deja, porque según han contado el niño es muy conversador.

NUESTRO MÉTODO

Nosotros hemos establecido una presencia global y actualmente proveemos cuidado médico de primera clase para tratar condiciones de hendidura facial, en mas de 30 países con la ayuda de miles de voluntarios que representan más de 60 países. Así es como estamos llevando cirugía segura para alrededor del mundo.

Una nueva vida para Brenda

“Le están dando una nueva vida a estos niños”, dijo muy  feliz Marina a Operation Smile luego de la operación de su hija Brenda. Ella junto a José, su esposo, expresaron su agradecimiento por todo el apoyo 

Contrariamente a muchos casos, Marina y José tenían claro de qué se trataba cuando los médicos le confirmaron que Brenda tenía labio y paladar hendido. Las condiciones de hendidura facial ya habían afectado a su familia.  José, el padre de Brenda  tiene el labio reparado y usa un obturador para el paladar.  

El obturador es un complemento dental que cubre el paladar hendido y permite que los bebés sean alimentados, lo que asegura un crecimiento saludable y adecuado antes de su cirugía. En el caso de los adultos los ayuda con la fonética y los alimentos.  

Gracias a la historia de su esposo, Marina no permitió que la condición de su hija le robara la felicidad de por fin tenerla en brazos. Sabía que se podía operar. 

El problema era dónde y cuándo 

Viajar desde Concepción hasta Asunción implica un trayecto de siete horas de autobús. Pero era en la capital paraguaya donde había más probabilidades de conseguir que operaran a Brenda.  

Un familiar de esos que siempre apoyan registró a Brenda en el Banco Familiar, que trabaja junto a Operación Sonrisa Paraguay. Fue el banco el que se encargó de pagar los pasajes de autobús cada vez que fue necesario acudir a la clínica.  

Marina recuerda siempre que recibió mucha ayuda de Operación Sonrisa Paraguay. Y tampoco puede olvidar su alegría cuando se enteró de que su hija había sido confirmada para una cirugía.  

José no cabía en su cuerpo de lo emocionado que estaba cuando Brenda salió del quirófano. Junto a Marina siente que su hija nació de nuevo y hay momentos en que no puede creer el cambio. 

Brenda regresó a la clínica para una operación del paladar y sus padres están orgullosos de su esfuerzo.  

José quedó tan impresionado con el resultado de su hija que está planeando acudir a Operación Sonrisa Paraguay para que le operen su paladar.   

  

NUESTRO MÉTODO

Nosotros hemos establecido una presencia global y actualmente proveemos cuidado médico de primera clase para tratar condiciones de hendidura facial, en mas de 30 países con la ayuda de miles de voluntarios que representan más de 60 países. Así es como estamos llevando cirugía segura para alrededor del mundo.