La razones de Clement

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

El coordinador de pacientes de Operation Smile Ghana Clement Ofosuhemeng, en campaña en Twifo Praso. Foto: Zute Lightfoot.

Se acerca el final de un largo día: el primero de cirugías durante un programa quirúrgico de Operation Smile en Koforidua, Ghana.

Después de 15 horas de trabajo ininterrumpido, Clement Ofosuhemeng sigue inmerso en su papel de coordinador de pacientes de Operation Smile Ghana.

Cuando explica su razones para asumir la abrumadora tarea de encontrar y atender a pacientes y familias afectados por hendiduras faciales en su país, las emociones fluyen dentro de este hombre de voz suave y determinación profunda.

“Lo veo como la única forma de agradecerle a mi madre y luego a la humanidad”, dijo Clement. “Y me encanta hacerlo, y no me importa hacer ningún esfuerzo para llegar a los pacientes”.

Y lo ha hecho con un éxito sin precedentes desde que se involucró con Operation Smile en 2015, primero como voluntario antes de convertirse en miembro del personal de Operation Smile Ghana.

Clement habla con pacientes en Koforidua en 2017. Foto: Zute Lightfoot.

Las razones de Clement son tan dramáticas que están grabadas a fuego en el joven activista ghanés.

Como le contó su abuela, cuando su madre quedó embarazada de él, su padre comenzó a tener una aventura con otra mujer. Esa mujer intentó matar a la madre de Clement cuando tenía seis meses de embarazo. Le envenenó su comida.

El veneno hizo que su madre sangrara profusamente y la llevaron de urgencia a un hospital. Mientras estaba inconsciente, los médicos decidieron que la única forma de salvar su vida era abortar a Clement, quien creían que sufriría consecuencias potencialmente mortales.

Cuando su madre se enteró del plan, se escapó del hospital a un lugar remoto para vivir el resto de su embarazo. Tres meses después llegó el parto y no había nadie cerca para ayudar a dar a luz al bebé.

“Según dijo mi madre alguna vez, soy el único hijo que cuando dio a luz no sufrió en absoluto. Todo fue sin problemas ”, relató Clement. “Más tarde, vino una gente y nos llevaron de urgencia al hospital. Y aquí estoy yo…”.

Clement era un niño terco de pequeño. “Hubo una vez que me envió a buscar agua para ella y yo no quería ir. Me dijo: ‘Clement, ¿sabes que te defendí cuando estabas en mi vientre? Tienes que defenderme, pase lo que pase. Solo necesito un vaso de agua y no quieres ir ‘. Yo tenía 10 años para entonces y le pregunté: ‘¿Qué quieres decir con eso? Y ella dijo que un día me lo diría'”.

Pero la tragedia golpeó antes de que llegara ese día.

Su madre murió al dar a luz ese mismo año. El hermano de Clement también murió. “Así que cuando crecí, lo que solía decirme, me di cuenta de que era verdad”, dijo, conteniendo las lágrimas. “Me dije a mí mismo que si mi madre me defendió cuando yo estaba en su vientre, ella me defendió contra viento y marea, ¿qué puedo hacer yo por la humanidad?”.

Durante una gira, Clement se encontró con Ama, que vivió con labio hendido por 80 años, y le explicó el trabajo de Operation Smile. Foto: Zute Lightfoot.

La oportunidad de Clement llegó en 2015 mientras trabajaba en su postgrado de servicio nacional en el departamento de contabilidad del Hospital Universitario Korle Bu en Accra, Ghana.

Korle Bu es la sede del Centro Nacional de Cirugía Plástica Reconstructiva y Quemaduras del país, que está dirigido por el director médico de Operation Smile Ghana, el Dr. Opoku Ampomah.

Un compañero de trabajo, técnico biomédico y voluntario de Operation Smile Ghana, Emmanuel Kumahor, presentó a Clement a la organización e inmediatamente se animó a ser voluntario.

Clement ha ayudado a traer cientos de pacientes potenciales a cada programa médico en su país desde que se unió a la organización.

Su primera participación fue en el programa quirúrgico de abril de 2015 en Cape Coast, y fue fundamental.

El número de pacientes estaba disminuyendo en Ghana, poniendo en riesgo el trabajo de Operación Smile en el país.

Clement sabía que los pacientes y las familias estaban allí, en su mayoría dispersos en miles de pueblos remotos. Sin embargo, simplemente no estaban siendo alcanzados ni convencidos, ni podían, recibir la atención de Operation Smile.

“Cuando escuché eso, me entristecí y dije: ‘Bueno, ¿por qué? ¿Es cierto que no quedan pacientes en el país, o es que algo no se está haciendo bien? Esa podría ser la razón'”, dijo Clement. “Así que me dije: ‘Está bien, tengo una conexión muy fuerte en el terreno’, y puse una estrategia que pensé que funcionaría”.

Y funcionó.

La búsqueda de posibles pacientes en Ghana llega hasta los sitios más remotos. Foto: Zute Lightfoot.

La mayoría de las personas en Ghana son de fe cristiana y un tío de Clement es un conferencista teológico profesional.

Clement conocía el estigma social generalizado y severo asociado con la hendidura facial en el país, por lo que se asoció con su tío para crear conciencia sobre el trabajo de Operation Smile.

También aprovechó para explicar que las hendiduras faciales se pueden tratar quirúrgicamente y que no son resultado de maldiciones sobrenaturales.

Luego se embarcó en varias campañas de concientización que llevaron un mensaje de esperanza a las comunidades más remotas y empobrecidas de todo el país.

“Hay lugares a los que voy a los cuales los automóviles no llegan. Entonces, si tengo que caminar, caminaré. Si tengo que gatear, lo haré. Si tengo que nadar hasta ese lugar, nadaré ”, afirmó con severa convicción. “Mi misión es llegar tan lejos como pueda para difundir el mensaje, de modo que podamos ayudar a los pacientes con labio y/o paladar hendido”.

Agregó que Operation Smile no solamente está salvando vidas dentro del contexto médico.

“En Ghana, hay algunos casos en que cuando las madres dan a luz a bebés con hendidura facial, los matan. Debo ser franco. Es difícil de decir, pero esa es la verdad”.

“Cuando alguien da a luz a un bebé con hendidura facial, la sociedad le desaprueba. Son rechazados y aislados. La gente comparte comentarios despectivos sobre ellos y los señala con el dedo. Se les considera no aptos para ser aceptados como seres humanos. He pasado por todas las regiones de Ghana, y puedo decir con certeza que el estigma está en todas. Creen que provienen de los ríos. O de los dioses más pequeños. Los ven como animales“.

“Por supuesto, si la persona está educada, entonces esa persona sabe que es posible realizar una cirugía. Y si la persona también está rodeada de personas que están bien informadas sobre esta condición en particular, entonces esa persona obtendrá el asesoramiento adecuado”.

“¿Pero qué pasa si esa persona se encuentra en una comunidad donde desaprueban tales casos? Ahí es donde radica el problema”.

Clement y el voluntario Emmanuel Amass Amankwah escuchan a una madre que relata su experiencia, en Koforidua. Foto: Zute Lightfoot.

En el convencimiento a las familias y pacientes naturalmente escépticos de que pueden confiar en Operation Smile es donde sobresale Clement.

Utilizando su naturaleza persistente pero bondadosa, explica que la organización realiza este trabajo en África y en todo el mundo mostrándoles varios sitios web de las fundaciones de Operation Smile y fotos de antes y después de pacientes anteriores.

Dice que muchas conversaciones comienzan con pacientes y cuidadores que piensan que todo suena demasiado bueno para ser verdad, ya que la atención médica es gratuita y Operation Smile Ghana cubre los gastos de viaje hacia y desde el sitio de la cirugía, así como el alojamiento y la comida durante la misma.

“Hago todo lo posible para establecer una muy buena relación con ellos, para que se sientan cómodos viniendo a mí, cómodos llamándome. Siempre los llamo: numerosas llamadas, numerosas sesiones de asesoramiento para que sientan que estamos aquí para ayudarlos ”, explicó Clement.

“Estamos con ellos para pasar por el procedimiento antes de la cirugía, durante la cirugía y después de la cirugía. Así que no es solo la cirugía “.

De gira por Mfantsiman junto a los voluntarios Issac Arthur y Patrick Kwane Yalley. Foto: Zute Lightfoot.

Operation Smile Ghana tiene especial cuidado en crear una atmósfera comunitaria de apoyo entre las familias de los pacientes.

Ellos educan a los asistentes sobre las condiciones de las hendiduras faciales y ofrecen actividades que tienen el potencial de generar ingresos, como teñir telas y elaborar joyas con cuentas.

En un reciente programa Clement pidió a un grupo de pacientes y sus familias que se reunieran en un círculo. Pidió que cada uno de ellos compartiera sus historias. Mientras el grupo escuchaba, las emociones eran palpables.

Clement explicó que compartir estas experiencias resuena mucho más allá del refugio, lo hace en las comunidades de donde vinieron.

“Cuando llegan al refugio y ven a tanta gente con hendiduras faciales, los fortalece. Es posible que hayan pensado que eran los únicos con una hendidura facial, pero ahora, ¿qué están viendo? Personas con diversos grados de hendidura. Entonces, en el refugio, es como una familia”.

“Desde el primer día, siempre estoy con ellos. Hacemos bromas. Comparto mi historia con ellos. Y a veces, las historias que tienen son mucho más poderosas que las mías”.

“Cuando regresan a sus pueblos, los veo como posibles embajadores para ayudar a borrar el estigma. Ahora que han recibido educación sobre la hendidura facial, pueden difundir la información, las buenas noticias y la verdad para eliminar la percepción negativa que tiene la gente”.

“Entonces, cuando puedo contactar a más de 300 pacientes potenciales, los veo a todos como personas que pueden ayudar a que el trabajo funcione, para hacer que la información sobre Operational Smile se vuelva viral”.

Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.