El compromiso de los voluntarios

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Médicos voluntarios de Operación Sonrisa Nicaragua operan a un paciente en el centro de asistencia de Managua. Foto: Operation Smile.

Durante 2020 y 2021 luchamos contra un obstáculo que quitó y amenazó la vida y la seguridad de personas en todo el mundo.   

En estos tiempos de incertidumbre y miedo, un factor se mantuvo constante: la diligencia de los profesionales de la salud en las líneas de batalla de una crisis que desafió los sistemas de salud globales.  

En reconocimiento a su dedicación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) designó a 2021 como el Año Internacional de los Trabajadores Sanitarios y Asistenciales.  

Como una organización global integrada por más de 6.000 voluntarios médicos, nos honra reconocerlos y a su talento como instrumentales en la exitosa provisión de asistencia quirúrgica y general de alta calidad a las personas que la necesitaban. 

Durante casi cuatro décadas Operation Smile se ha apoyado en la devoción sin pausa de voluntarios, incluyendo cirujanos, personal de enfermería, anestesistas, fonoaudiólogos, dentistas y más para desarrollar una tarea que cambia vidas.  

La enfermera quirúrgica voluntaria Redeat Wondemu durante una misión médica de Pueblo, México, en 2017. Foto: Jasmin Shah.

“La mayor recompensa es que al final del día me retiro a dormir con la tranquilidad de que pude ayudar a alguien”, dijo la enfermera quirúrgica voluntaria Redeat Wondemu. “Para Operation Smile no se trata solamente de solucionarles un problema. Uno les cambia la vida completamente, la forma en que crecerán y la forma en que serán aceptados por su comunidad”.  

“Cualquiera sea nuestro papel, lo hacemos desde el corazón. Pienso que eso es hermoso”. 

Desde marzo de 2020, cuando el COVID-19 llegó a todo el mundo, nos hemos apoyado en nuestros voluntarios mucho más que antes.  

Sin el compromiso de personas como Redeat por mejorar la vida de niños que nacen con condiciones de hendidura facial, no estaríamos en la situación que nos encontramos en la actualidad.  

Por medio de estos esfuerzos nos enorgullece unirnos a la OMS en la celebración de los profesionales médicos del mundo.  

Pese a los desafíos impuestos por la pandemia de COVID-19, pudimos continuar con la asistencia a los pacientes.  

En febrero pasado Operación Sonrisa Nicaragua desarrolló su primera misión local del año. Diez pacientes recibieron cirugía segura. Foto: Operation Smile.

Mantuvimos nuestro trabajo junto a líderes sanitarios locales de todo el mundo y nos preparamos para el momento en que se pudiera reanudar la asistencia en nuestros centros y las misiones médicas.  

En 2020 desarrollamos varias misiones compuestas por voluntarios locales y a fines de mayo de 2021 reanudamos las misiones internacionales en Guatemala.   

Dr. Ruben Ayala, Director Médico de Operation Smile, controla un paciente durante una misión en Hanoi, Vietnam, en 2014. Foto: Zute Lightfoot.

“Observamos consternados cómo el número de niños con necesidad de tratamiento crecía durante la pandemia”, dijo el Director Médico de Operation Smile, Dr. Ruben Ayala. “Conscientes del enorme desafío, unimos nuestro conocimiento, personal y recursos. Nuestros líderes en todo el mundo elaboraron planes específicos para cada país para adaptar, desarrollar y crear ambientes en los cuales pudimos proveer asistencia de manera segura”. 

“Con prudencia, pero con optimismo, seguimos adelante con nuestro trabajo, y enviamos un mensaje a los pacientes, que pese a la pandemia no los hemos abandonado y nunca lo haremos”.  

Y si la pandemia enlenteció la asistencia en nuestros centros, nuestros equipos locales se plantaron ante la situación y mantuvieron su compromiso de cambiar las vidas de pacientes que todavía los necesitaban.  

Marijose Kapunan y su esposo, Rodney, han trabajado como voluntarios en más de 25 misiones. Foto: cortesía de Rodney Kapunan.

Marijosé Kapunan y su esposo Rodney han participado en más de 25 misiones médicas en calidad de voluntarios y son solamente dos de los miles de voluntarios que sirven a sus comunidades durante la pandemia. 

“Nosotros los enfermeros estamos en todos los frentes en la lucha contra esta pandemia”, dijo Marijosé, trabajadora sanitaria en Jacksonville, Florida. “Los enfermeros son un activo valioso en la elaboración de planes y procesos para controlar la enfermedad y evitar nuevos brotes”.  

Aunque las misiones médicas fueron temporalmente suspendidas en 2020, el personal y los voluntarios de Operation Smile en todo el mundo se negó a detenerse y proveyó asistencia como pudo. 

Nos vimos forzados a reevaluar nuestras prácticas normales con el fin de buscar alternativas novedosas para poder alcanzar y asistir a los pacientes.  

Un paciente de Nicaragua recibe terapia del lenguaje de manera virtual. Foto: Operation Smile.

Nuestra organización comenzó a aplicar tecnología para proveer a los pacientes terapia del lenguaje y asistencia psicosocial de manera virtual  

También pudimos proveer formación y entrenamiento para trabajadores de la salud en países de ingresos bajos y promedio. 

Voluntarios y personal de centros de asistencia en América Latina crearon una oportunidad de unirse y proveer la tan necesitada asistencia de forma virtual. De esa forma pudimos cumplir con nuestro compromiso hacia los pacientes y sus familias en medio de restricciones y cuarentenas.  

Lo que nuestros voluntarios están dispuestos a hacer por los pacientes subraya el calibre de las personas que donan sus servicios y habilidades a Operation Smile.  

La fonoaudióloga voluntaria Milagros Rojas, de Perú, durante una misión en Lima en 2019. Ella aporta años de experiencia a nuestros equipos latinoamericanos. Foto: Margherita Mirabella.

“Quiero darle las gracias a los que hicieron posible esta oportunidad”, dijo la terapeuta del lenguaje voluntaria Milagros Rojas. “El COVID-19 no fue una limitación, porque todo es posible cuando se hace con humanidad y amor infinito”. 

En la actualidad los voluntarios de Operation Smile arriesgan su propia seguridad para asistir a sus comunidades en medio de una pandemia que persiste.  

Estamos extremadamente orgullosos de trabajar con profesionales apasionados y talentosos, que se preocupan por los pacientes y las familias a las que sirven, ya sea al otro lado del mundo o en sus comunidades locales.  

El ciruano plástico voluntario Dr. David Orr, izquierda, opera al tiempo que es observado por estudiantes en un entrenamiento en Jimma, Etiopía, en 2014. Foto: Jorgen Hildebrandt.

Sabemos que los trabajadores sanitarios de todo el mundo continuarán dándole prioridad a la salud y seguridad de los pacientes.  

No puede haber un momento más adecuado que éste para decretar el Año Internacional de los Trabajadores Sanitarios y Asistenciales. 

“Operation Smile cambió mi vida”, dijo la voluntaria boliviana Jackeline Núñez del Prado. “Agradezco a Dios por darme la oportunidad de ser parte de una fundación que amo con toda mi vida. Siempre estaré agradecida por ser parte de la magia de crear sonrisas en la vida de los pacientes y también en la mía”.  

Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Jackeline Núñez del Prado con un paciente durante una misión en Oujda, Marruecos en marzo de 2020. Foto: Jasmin Shah.