Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad ya pasado lo peor de la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.

Willy Sikora, 15 años, disfruta de tocar el violín, andar en bicicleta y mucho más. Fotografía: Chelsea Self.

Además de encontrar su hogar en Glenwood Springs, Colorado, Estados Unidos, el quinceañero Willy Sikora descubrió una comunidad que lo alienta a compartir su historia. 

Willy disfruta dedicar su tiempo a sus diversos intereses, como utilizar su bicicleta, tocar el violín o esquiar. Sin embargo, si no fuera por una serie de acontecimientos que impulsaron su viaje desde China a Estados Unidos, su vida cotidiana sería muy diferente.

Willy nació con labio y paladar hendidos. También nació cuando la política de un solo hijo  -reformada en 2016- todavía regía en China. 

Los bebés que nacen con hendidura facial tienen muchas veces dificultades para alimentarse, lo que significa que tienen un mayor riesgo de caer en la desnutrición. Willy no fue la excepción. 

Su madre de nacimiento trató de alimentarlo, pero la gravedad de su condición de hendidura facial hacía que aspirara la leche. No pasó mucho tiempo para que la salud de Willy quedara comprometida. Al ver que su hijo tenía neumonía, sus padres lo internaron en un hospital de niños en China. Ese fue su último acto. 

Willy Sikora, antes de recibir cirugía. Fotografía: Cortesía de la familia Sikora.

“Estaba en el hospital con neumonía”, recordó Willy. “Es lo último que sé de ellos, desaparecieron”. 

Al vivir en una sociedad donde los recursos son limitados y a los padres se les multaba por tener hijos adicionales, no era algo fuera de lo común que las familias abandonaran su segundo hijo o intentaran ponerlo en adopción si había nacido con alguna condición que afectara su salud. 

En el hospital, Willy superó la neumonía y pasó sus primeros meses en un orfanato. En ese tiempo los orfanatos de China tenían sobrepoblación y muchas dificultades para cubrir la demanda. El que alojaba a Willy atendía a otros 600 niños. 

Muchas familias alrededor del mundo en busca de adopción llegaron a China, con el fin de brindar una vida mejor a los huérfanos. 

Patti Braceland-Sikora y su esposo John estaban deseosos de expandir su familia y luego de varios meses de espera en el proceso de adopción, recibieron una llamada telefónica durante unas vacaciones que les cambió la vida. 

La decisión de adoptar a un niño con un problema de salud de por vida no es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Pero esa llamada no podría haber llegado a unos padres más capaces. Como mióloga orofacial, Patti se especializa en el tratamiento de afecciones relacionadas con los músculos y la función de la cara y la boca. En su trabajo, ha cuidado a muchos niños que nacen con hendidura facial.

A los 13 meses, Willy tuvo su primera operación de paladar hendido, que había progresado significativamente desde su adopción. Esta sería la primera de muchas cirugías a las que Willy se sometería a lo largo de su vida. John y Patti reconocieron que tratar a un niño con hendidura facial es una experiencia completamente diferente a la de criar a un niño con esta condición. Pero con el amor que sentían por su hijo, se negaron a permitir que nada se interpusiera en su camino para darle a Willy la vida feliz y saludable que merecía.

“Quería que todos lo conocieran tal como era; en realidad, fue difícil pasar por las cirugías”, dijo Patti. “Me encantaba su sonrisa tal como era”.

Se podría suponer que alguien que había superado los desafíos que enfrentó Willy trataría de evitar las oportunidades de revivir esos momentos. Pero él es diferente.

El programa estudiantil de Operation Smile recibió a 200 estudiantes de 20 países el año pasado. Willy, de calzado amarillo, estuvo presente. Fotografía: Steve Barrett.

Con un corazón solidario y pasión por ayudar a los demás, Willy se involucró con Operation Smile.

Conocido por fomentar la unidad en todas las comunidades a las que llega, el Programa Estudiantil de Operation Smile estableció “Cleft Connect”, un medio virtual para que personas como Willy construyan amistades, compartan sus viajes de cuidado de hendidura facial y participen en conversaciones con otros adultos jóvenes que nacieron con esta condición.

“Ha sido bueno poder diversificarme y hablar con personas con problemas similares. Realmente he disfrutado poder hablar con ellos”, dijo Willy. “Y algunos de los adultos que vienen han sido de mucha ayuda. Es bueno saber que ellos también saben por lo que hemos pasado. Tienen un nivel de comprensión que no tienen muchas otras personas”.

En 2022, Willy asistió a la Conferencia Internacional de Liderazgo Estudiantil anual de Operation Smile. La reunión fue una experiencia emotiva para todos los asistentes debido a que fue la primera en persona desde el inicio de la pandemia.

Y fue especialmente memorable para Willy. Además de tener la oportunidad de conocer a los miembros de “Cleft Connect” en persona por primera vez, conoció a otros cinco estudiantes con hendidura facial que también habían sido adoptados en China.

Para Willy, la conferencia revitalizó su dedicación a Operation Smile y, en el otoño boreal de 2022, celebró el 40 aniversario de la organización recaudando dinero para el primer evento “Cycle for Smiles” (Pedalea por una Sonrisa) que se llevó a cabo en Basalt, Colorado. Willy fue nombrado embajador y cumplió su función al ayudar a promover el evento, recaudar fondos para la organización y dar un discurso de motivación a los ciclistas antes de que comenzara la carrera.

“Cada pequeña cosa que haces marca la diferencia”, dijo Willy. “Incluso si no lo hace de inmediato, cuando haces una pequeña donación, estás marcando la diferencia para alguien”.

La vida de Willy es tan impresionante como inspiradora. No es solo un testimonio de su fortaleza como persona, sino también del impacto positivo que puede tener una familia amorosa y solidaria.

“Después de la cirugía, poder volver a la normalidad y hacer lo que solía hacer y perseguir lo que quiero hacer”, dijo Willy, “es mucha perseverancia y determinación”.

Con un corazón solidario y pasión por ayudar a los demás, Willy se involucró con Operation Smile.

Willy espera que su historia inspire a otros a nunca rendirse en la búsqueda de un futuro mejor. Fotografía: Chelsea Self.

Conocido por fomentar la unidad en todas las comunidades a las que llega, el Programa Estudiantil de Operation Smile estableció “Cleft Connect”, un medio virtual para que personas como Willy construyan amistades, compartan sus viajes de cuidado de hendidura facial y participen en conversaciones con otros adultos jóvenes que nacieron con esta condición.

“Ha sido bueno poder diversificarme y hablar con personas con problemas similares. Realmente he disfrutado poder hablar con ellos”, dijo Willy. “Y algunos de los adultos que vienen han sido de mucha ayuda. Es bueno saber que ellos también saben por lo que hemos pasado. Tienen un nivel de comprensión que no tienen muchas otras personas”.

En 2022, Willy asistió a la Conferencia Internacional de Liderazgo Estudiantil anual de Operation Smile. La reunión fue una experiencia emotiva para todos los asistentes debido a que fue la primera en persona desde el inicio de la pandemia.

Y fue especialmente memorable para Willy. Además de tener la oportunidad de conocer a los miembros de “Cleft Connect” en persona por primera vez, conoció a otros cinco estudiantes con hendidura facial que también habían sido adoptados en China.

Para Willy, la conferencia revitalizó su dedicación a Operation Smile y, en el otoño boreal de 2022, celebró el 40 aniversario de la organización recaudando dinero para el primer evento “Cycle for Smiles” (Pedalea por una Sonrisa) que se llevó a cabo en Basalt, Colorado. Willy fue nombrado embajador y cumplió su función al ayudar a promover el evento, recaudar fondos para la organización y dar un discurso de motivación a los ciclistas antes de que comenzara la carrera.

“Cada pequeña cosa que haces marca la diferencia”, dijo Willy. “Incluso si no lo hace de inmediato, cuando haces una pequeña donación, estás marcando la diferencia para alguien”.

La vida de Willy es tan impresionante como inspiradora. No es solo un testimonio de su fortaleza como persona, sino también del impacto positivo que puede tener una familia amorosa y solidaria.

“Después de la cirugía, poder volver a la normalidad y hacer lo que solía hacer y perseguir lo que quiero hacer”, dijo Willy, “es mucha perseverancia y determinación”.

Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.