Todo puede ser diferente

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Emily y Briana luego de sus cirugías. Fotografía: Jasmin Shah.

Nubes oscuras se cernían sobre Emily y Alvaro, una joven pareja de Santa Cruz, Bolivia. Tenían a su hija Briana, de tres meses, nacida con hendidura facial, pero todo su amor por ella no podía lograr que la operaran, la cirugía era inalcanzable para su presupuesto. 

Ellos se habían deprimido cuando se enteraron de la condición de Briana, la cual los ultrasonidos no habían advertido.

Los momentos de angustia fueron solventados de alguna forma por el amor y la felicidad que les trajo su hija y también por el apoyo de sus familias, que los ayudaron a conseguir fórmula para alimentarla.

La nutrición es clave en los bebés, más aún en los que tienen hendidura facial por las dificultades que se les presentan durante la lactancia. La alimentación insuficiente puede resultar en pérdida de peso, desnutrición, infecciones e incluso la muerte.

Todo empezó a cambiar un día en que, como cualquier otro, Emily se dispuso a ver televisión.

Briana fue operada en Santa Cruz, Bolivia. Foto: Jörgen Hildebrandt.

En una pausa publicitaria se enteró del trabajo de Operación Sonrisa Bolivia, de sus cirugías gratuitas y seguras, y de su asociación con el Banco del Crédito, lo que permitiría que también le cubrieran todos los gastos de transporte.

Dos meses más tarde se trasladaron a un programa quirúrgico de Operation Smile en la ciudad y se sorprendieron al ver a tantas familias en la misma situación que ellos.

Briana fue sometida a la evaluación médica integral que se le realiza a cada paciente para determinar su estado de salud y si pueden hacer frente a una cirugía.

Emily se mostró feliz porque Briana fue agendada para ser operada. Todos los esfuerzos por alimentarla de la mejor manera dieron sus frutos.

De todas formas Operation Smile lleva a cabo diversos programas de nutrición para ayudar a los pacientes que no pueden ser operados a fortalecerse y recibir cirugía en la próxima oportunidad.

Briana fue operada de su labio hendido y cinco meses más tarde regresó para recibir la cirugía en su paladar.

Emily apenas podía describir su alegría en medio de su emoción. “Se ve tan diferente”, dijo agradecida.

Un aviso publicitario de Operación Sonrisa Bolivia cambió la perspectiva para los padres de Briana. Foto: Jasmin Shah.