Nunca es tarde

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Una cirugía cambió la vida de Xiang Cui a los 42 años. Foto: Zute Lightfoot.

Durante 42 años, Xiang Cui soportó el dolor de vivir con una hendidura facial no reparada.

Aunque creía que no existía solución para reparar su sonrisa, se negaba a que su labio hendido le impidiera buscar la felicidad.

Xiang Cui encontró el amor y crió cinco hermosos hijos con su esposo. Pero incluso con el apoyo y la aceptación de su familia, a menudo se sentía sola.

En todo el mundo, se estima que cada tres minutos nace un niño con hendidura facial. Y debido a las barreras que a menudo impiden el acceso a la atención oportuna, las personas como Xiang Cui pueden vivir toda su vida soportando un trato injusto y un aislamiento doloroso, sin enterarse nunca de que el tratamiento es posible.

Cuando Xiang Cui supo de Operation Smile China, solamente sabía que se trataba de una organización reconocida por ayudar a personas como ella y que se iba a llevar a cabo un programa quirúrgico no muy lejos de su hogar.

Con toda su fe en Operation Smile, viajó valientemente junto con su cuñada, insegura de lo que encontrarían una vez que llegaran al sitio de la misión.

Xiang Cui después de su cirugía. Foto: Zute Lightfoot.

Después de llegar, Xiang Cui quedó atónita.

Rodeada de personas que probablemente habían soportado el mismo dolor y habían realizado el mismo esfuerzo que ella, sintió finalmente que no estaba sola.

Durante su evaluación de salud integral, un equipo de profesionales médicos voluntarios la atendió con una amabilidad y compasión muy diferente a la forma en que la habían tratado los miembros de su comunidad.

Al enterarse de que estaba lo suficientemente saludable para una cirugía que le cambió la vida, Xiang Cui comenzó a imaginar un nuevo futuro para ella.

De regreso en casa, sus hijos quedaron asombrados al ver la transformación de su mamá. Por primera vez en mucho tiempo, Xiang Cui no ocultaba su sonrisa.

Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.