En acción

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puedes (y en el momento en que puedas), ayúdanos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Honoré ingresa al quirófano en brazos de Jonas Wanbro, anestesista voluntario de Suecia. Foto: Jörgen Hildebrandt.

Después de más de dos años de pandemia que impidió que Operation Smile realizara cirugías en Madagascar, un equipo internacional de voluntarios médicos brindó atención a los pacientes en Tamatave durante la última semana de abril de 2022.

Allí conocimos a Honoré, un niño de seis años muy hablador y sociable que vive cerca. La madre de Honoré, Eclaire, lo llevó a un programa quirúrgico de Operation Smile en 2019. pero durante su evaluación integral de salud, los voluntarios médicos determinaron que estaba desnutrido y, como resultado, no podía someterse a una cirugía en ese momento.

Honoré fue inscripto en el programa de nutrición de Operation Smile Madagascar, y la familia tenía la esperanza de que lo operaran pronto. Pero llegó la pandemia de COVID-19. Como muchas de las familias que hemos conocido, la madre y el padre de Honoré lucharon, ya que ambos perdieron sus trabajos. Eclaire comenzó a vender pan y otros bienes en su comunidad para llegar a fin de mes.

Después de una larga espera, la incertidumbre y el miedo causados ​​por el virus fueron reemplazados por la esperanza de un futuro mejor cuando Honoré se reunió con el equipo médico para someterse a una cirugía.

La doctora Anna Strömberg, anestesista de Suecia, fue la coordinadora clínica. Foto: Jörgen Hildebrandt.

La Dra. Anna Strömberg, anestesista de Suecia, se desempeñó como coordinadora clínica del programa quirúrgico, una función voluntaria clave que garantiza que se cumplan los requisitos para quirófanos y horarios quirúrgicos seguros y eficientes.

Anna también se desempeñó como líder del equipo de enfermeras voluntarias. Este programa internacional reunió a más de 100 médicos voluntarios de Madagascar, Canadá, Francia, Ghana, Honduras, Italia, México, Sudáfrica y Estados Unidos.

El equipo proporcionó evaluaciones integrales de salud a 250 pacientes. De todos ellos, más de 120 fueron agendados en el programa quirúrgico que duró una semana.

Nina Alexia Rabeson, es una voluntaria de atención psicosocial con una profunda conexión con el trabajo de Operation Smile en Madagascar: su hija, Joyce, fue operada en 2015. Ahora, Nina se basa en su experiencia como madre que ha pasado por el mismo proceso.

Los proveedores de atención psicosocial de Operation Smile crean una experiencia acogedora y positiva para los niños en nuestros programas quirúrgicos y centros de atención, muchos de los cuales pueden haber tenido poca o ninguna experiencia previa en un entorno médico, al involucrarlos en juegos terapéuticos.

Nina también consuela e informa a los padres o cuidadores cuyos hijos no pudieron someterse a una cirugía, brindándoles consejos, aliento y recursos para que puedan continuar con su atención. 

Nina Alexia Rabeson, voluntaria de atención psicosocial. Su hija Joyce fue operada por Operation Smile Madagascar en 2015. Foto: Jörgen Hildebrandt.

Honoré recibió su tan esperada cirugía, que estuvo a cargo del cirujano malgache Romain Raherison con la asistencia de la enfermera instrumentista Guillaume Totoriaka, que también es de Madagascar.

Romain se graduó del Programa de Capacitación para Cirujanos de Hendiduras Faciales de Operation Smile y es uno de los pocos cirujanos plásticos reconstructivos que trabajan Madagascar en la actualidad.

Tenemos como objetivo seguir desarrollando la capacidad quirúrgica mediante la capacitación de más trabajadores de la salud como Romain y la mejora de la infraestructura de los hospitales locales para que más malgaches puedan recibir la atención que necesitan y merecen.

El cirujano Romain Raherison opera a Honoré. Foto: Jörgen Hildebrandt.