Preguntas y respuestas con los enfermeros Kapunan

Historia de un Voluntario

Enfermeros voluntarios y trabajadores de atención médica de primera línea Marijose y Rodney Kapunan. Fotografía cortesía de Rodney Kapunan.

Nuestra promesa de mejorar la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19 perdura. Estamos ayudando a los trabajadores de salud de primera línea a mantenerse seguros, nutridos y capacitados para servir mejor a sus pacientes al proporcionarles suministros y equipos que salvan vidas, así como capacitación remota para reforzar su respuesta. También proporcionamos asistencia nutricional, kits de higiene y servicios de salud virtuales para apoyar a las personas y sus necesidades de salud para que puedan prosperar.

Al enterarse de que un miembro de la familia recibió cirugía de Operation Smile, inicialmente inspiró a Marijose y Rodney Kapunan a convertirse en voluntarios, pero es su deseo desinteresado lo que los motiva a arriesgar todo hoy en un esfuerzo por apoyar a los pacientes en estos tiempos difíciles.

“Al crecer pobre en los barrios bajos de Manila, siempre soñé con salir de la pobreza y poder practicar en una profesión respetuosa, viajar por el mundo y retribuir a mi país y a mi comunidad”, dijo Rodney. “No soy rico financieramente, pero me siento abundante al poder compartir mis bendiciones”.

Unidos como enfermeras, padres y voluntarios devotos, el dúo se siente unido ya que cumplen un papel en la confrontación de los devastadores impactos de la pandemia de COVID-19.

Después de haber brindado atención a los niños en más de 25 misiones médicas de Operation Smile combinados, Marijose y Rodney ahora están aplicando ese compromiso, habilidad y compasión inquebrantable para tocar la vida de los pacientes afectados por el coronavirus.

“Los enfermeros estamos al frente, al centro y de regreso en la lucha contra esta pandemia global”, dijo Marijose. “Los enfermeros son activos valiosos en la formulación de planes y procesos para controlar mejor la enfermedad y prevenir brotes futuros”.

Recientemente nos sentamos con Marijose y Rodney para escuchar más sobre las precauciones que están tomando para proteger a sus seres queridos, así como de dónde proviene su entusiasmo cuando hablan de un día regresar al campo para Operation Smile.

Fotografía cortesía de Rodney Kapunan.

P: ¿Qué te inspiró a ser enfermero?

Rodney: “Obtuve muchos logros y placer al ayudar a las personas y a la comunidad en todo lo que puedo. Me da la oportunidad de impactar positivamente a los pacientes al brindar consuelo a las personas en sus momentos más vulnerables, ser un defensor, un asesor confiable. También me gusta hablar con la gente, hacer conexiones genuinas y poder inspirar y motivar a mi paciente para que pueda superar su enfermedad y ser un miembro productivo de la sociedad. Por último, siempre quise estar en una profesión que sea muy respetada, confiada y donde pueda ejercer compasión a diario. Puedo hacer eso fácilmente en esta profesión “.

P: Con los dos trabajando en primera línea en sus hospitales, ¿qué precauciones toman para garantizar la seguridad de los pacientes, sus hijos y otros miembros de su familia?

Marijose: “Cuando Rodney o yo llegamos a casa del trabajo, nos quitamos la ropa en la lavandería, separamos la ropa de nuestros hijos y nos duchamos antes de ver a nuestros hijos”.

Rodney: “Trabajo en la sala de emergencias, que todavía recibe muchos pacientes. El ER tiene que ser reestructurado debido al coronavirus. Entonces, además de trabajar, también estamos formulando formas de proteger a nuestros pacientes y a nosotros también. Al ingresar a esta profesión, siempre supe que iba a haber un riesgo. Tenemos que estar más atentos. Da miedo. Intentamos no solo encontrar formas de estar seguros en el hospital, sino también en casa, para no contagiar a nuestros hijos. No culpo a la gente por estar asustada. Tratamos de ser un buen recurso para amigos y familiares “.

P: ¿Cómo es el ambiente en su hospital? ¿Qué limitaciones han enfrentado usted y su otro profesional médico?

Rodney: “Todavía estamos encerrados, los visitantes aún están restringidos, todavía estamos revisando, verificando temperaturas y enmascarando a todos los que entran a nuestras instalaciones. Estamos obligados a usar máscaras de nivel uno todo el tiempo y completar el equipo de protección personal (EPP) y una máscara N95 si los pacientes se registran con síntomas similares a los de la gripe. Especialmente ahora, todos los hospitales están en alerta máxima por un posible brote”.

Marijose: “La limitación más obvia que tuvimos durante esta pandemia fue la falta de preparación para este tipo de situación. Las pautas cambiaban casi todos los días y la moral y la confianza de los empleados eran bajas porque tenían miedo de la enfermedad y miedo de perder sus trabajos. También tuvimos problemas con la distribución e inventario de EPP porque estamos enmascarando a todos los que ingresan al hospital. Solo espero que después de esta pandemia, se establezcan procesos para prepararnos mejor si algo como esto sucede nuevamente”.

P: ¿Qué ha aprendido o experimentado al ser voluntario en Operation Smile, en que lo ayudó a prepararse para responder a COVID-19?

Marijose: “Antes del comienzo de cada misión, se enfatiza la seguridad. La seguridad de los voluntarios, los pacientes y sus familias tienen prioridad. Una vez que se establezca la seguridad, respire hondo, y recopile la mayor cantidad de información posible y colabore con los líderes de equipo para el curso de acción. Por último, confíe en el plan y los procesos establecidos y evalúe la idoneidad del plan “.

P: A la luz de esta pandemia, ¿por qué cree que es tan importante reconocer a las enfermeras y el papel que desempeñan en el campo médico?

Marijose: “Como el sector más grande de trabajadores de la salud en todos los países, los enfermeros estamos al frente, al centro y de regreso en la lucha contra esta pandemia global. Los enfermeros están en primera línea, clasifican a los pacientes y clasifican a los posibles pacientes con el virus y los mueven rápidamente para ponerlos en cuarentena y proteger a otros pacientes que pueden no tener la enfermedad. Los enfermeros también están en el medio de la acción, cuidando a los pacientes en la unidad de cuidados intensivos, ayudando en los procedimientos médicos y quirúrgicos, asegurando que se mantengan y protejan ciertos suministros médicos y EPP.

“Hacer cumplir el saneamiento y el lavado de manos, responder llamadas del público y brindar información actualizada sobre la enfermedad. Y cada vez más, las enfermeras son activos valiosos en la formulación de planes y procesos para controlar mejor la enfermedad y prevenir brotes futuros. Los enfermeros son una parte muy valiosa del equipo médico y, por lo tanto, merecen todo el reconocimiento por lo que hacen “.

P: Es un momento muy estresante en nuestro mundo en este momento. ¿Cómo le va personalmente a usted y a su familia con el impacto que este virus le ha causado? ¿Qué emociones siente mientras continúa enfrentando esta crisis de frente?

Rodney: “En este momento, nos mantenemos positivos y optimistas. Mantenemos nuestra fe en Dios y siempre oramos por protección y fortaleza. Nosotros, como familia, nos mantenemos humildes y agradecidos, que a pesar de que mi esposa y yo trabajamos en el hospital, ambos tenemos buena salud y no hemos traído el virus a casa”.

Marijose: “Nos mantenemos vigilantes con nuestros planes de lavado de manos y control de infecciones para el hogar. También nos estamos adaptando a la educación en casa de nuestros hijos, haciendo más actividades en el interior, como coser máscaras y aprender un nuevo idioma para ocupar nuestro tiempo. También estamos educando a nuestra familia que este virus está con nosotros ahora y que el distanciamiento social y el uso de máscaras es el nuevo mundo una vez que la sociedad comienza a abrirse “.

P: ¿Qué te motiva a seguir siendo voluntario Operation Smile incluso después de que termine la pandemia?

Marijose: “Creo en esta organización. Siempre hay esperanza. Los resultados me animan y conmueven porque trabajo en la sala de operaciones para las misiones de Operation Smile y veo el antes y el después “.

Rodney: “Siempre es una bendición ser parte de esto. Es un trabajo duro, dejamos atrás a nuestra familia, pero siempre le digo a mi esposa: ‘Siempre volvemos pensando que recibimos más de lo que realmente damos’. Todavía encuentro alegría y logros en lo que hago, siento que todavía tengo mucho amor y cuidado para dar a mis pacientes. Todavía disfruto el trabajo de detective, ver una gran variedad de pacientes, tener más autonomía en su cuidado, aprender nuevas técnicas para salvar vidas y, lo que es más importante, todavía me encanta marcar la diferencia en la vida de una sola persona y en mi comunidad “.

Fotografía cortesía de Rodney Kapunan.