Adelantando la cirugía segura en India: el centro para hendiduras de Durgapur

Rahki y su hijo Shyam comparten una sonrisa en su hogar de Amdole, Bengala Occidental, India. Foto: Lorenzo Monacelli.

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

En una zona rural de Bengala Occidental, India, una parte del poblado de campesinos de Amdole descansa sobre la ribera de un lago adornado con árboles y pequeñas casas de ladrillo y arcilla.  

Un camino estrecho y polvoriento pasa entre las casas y luego dobla hacia una amplia zona de tierra cultivable. Carros impulsados por bueyes o motocicletas que cruzan el pueblo y los campos interrumpen la serenidad cada tanto. 

Es aquí donde Shyam, de tres años, se divierte con sus hermanos y los amigos de ellos. Su madre y su padre, Rahki y Milon, vigilan a los pequeños desde su patio de arcilla que tiene vista al lago.  

Aunque nació con labio hendido, que puede presentar diversos problemas de salud si no se lo trata, Shyam no ha tenido todavía ningún problema ni ha sufrido discriminación por parte de sus amigos o vecinos en esta comunidad donde los vínculos son tan estrechos.  

De todas formas, debió haber recibido cirugía en el primer año de su vida para asegurar su bienestar físico y emocional a largo plazo. Sin embargo, sus padres fueron desinformados por los doctores y el personal del hospital en el que Shyam nació. Les dijeron que no podía ser operado hasta que tuviera cinco años de edad. 

Fueron necesarios tres años antes que Rahki y Milon se enteraran de Operation Smile India y su centro para tratamiento de hendiduras en Durgapur, Bengala Occidental.  

Shyam le roba una sorisa a sus padres mientras esperaban para ser registrados en Murarai. Foto: Lorenzo Monacelli.

“En la casa de al lado vive un doctor, al que llamamos Rajakaka”, dijo Rahki. “Nos dijo ‘mañana hay un campo (de Operation Smile para el análisis integral de pacientes) en Murarai. Ustedes deberían ir con su hijo’”. 

La capacidad de Operation Smile India para llegar hasta los padres de Shyam es la base de su propuesta de mejorar el acceso a una cirugía de hendidura facial segura para personas que viven en las remotas comunidades campesinas de esta región. 

El centro para hendiduras de Durgapur, financiado con el apoyo de la Baxter International Foundation, está ubicado en las instalaciones del Hospital Multidisciplinario IQ City Narayana y opera gracias a una alianza con la Fundación de Salud Inga y el propio hospital.  

Aunque el centro está temporariamente cerrado debido a la pandemia de COVID-19, ya proveyó más de 1.000 cirugías desde su apertura en marzo de 2019. 

Durante la pandemia y los estrictos cierres que esta generó, que provocaron la pérdida de trabajo inmediata para los jornaleros de la zona, el equipo de Durgapur montó y distribuyó paquetes con alimentos y productos de higiene capaces de durar dos o tres semanas a cientos de familias. Aunque las cirugías fueron postergadas, los equipos también se acercaron a los pacientes para informarse mejor sobre sus necesidades, para que Operation Smile India sea capaz de servirles de forma más efectiva cuando la pandemia quede atrás.  

“Hay una gran necesidad de asistencia sanitaria aquí. Solamente hay un par de hospitales decentes. Nadie se ocupa de las hendiduras en esta zona”, dijo Abhishek Sengupta, el director ejecutivo de Operation Smile India y director regional para India, Rusia e Italia. “Al mismo tiempo, (Durgapur) es una ciudad que está muy cerca de los estados circundantes de Jharkhand, al igual que de otros distritos de Bengala Occidental donde la cobertura de salud es incluso peor que en Durgapur”.  

Abhishek Sengupta, director ejecutivo de Operation Smile India y director regional para India, Rusia e Italia. Foto: Lorenzo Monacelli.

“Nos da acceso a una geografía a la cual no podríamos llegar si tuviéramos una base en Calcuta u otro centro urbano”, agregó. 

Y ese acceso es posible gracias a una estrategia de captación de pacientes que está enfocada en las comunidades con el fin de llegar hasta padres como Rahki y Milon, cuyos niños necesitan cirugía de hendiduras esencial y un seguimiento a largo plazo por medio de terapia del habla, odontología y ortodoncia.  

“La forma en que estos campos funcionan es que tenemos un equipo que normalmente trabaja con oenegés locales y organizaciones comunitarias”, explicó Abhishek. “La razón por la cual apelamos a organizaciones locales es porque los habitantes de la zona las conocen. Entonces es mucho más fácil lograr un acercamiento y generar confianza con los pacientes que si fuéramos directamente”. 

RahkiMilon y Shyam se acercaron a Murarai, situado solamente a unos 15 kilómetros de su hogar. El Club de Leones local prestó sus instalaciones para el campo y docenas de pacientes y sus familias de comunidades cercanas conocieron al equipo de Operation Smile India liderado por Safir Rehman “Mithu” Seikh. 

Safir Rehman “Mithu” Seikh anota la información sobre un paciente en Murarai. Foto: Lorenzo Monacelli.

“Le explicamos nuestro trabajo a las familias. Digamos que un niño llega con labio hendido, ese niño va a tener problemas grandes en su vida escolar”, dijo Mithu, en referencia al estigma social que viven muchos niños con condiciones de hendidura. “Si un niño tiene paladar hendido (les explicamos) los problemas que puede tener, cuándo se debe realizar la cirugía o si es necesaria”. 

El equipo escucha con detenimiento a los padres y recopila información detallada sobre cada paciente para determinar los próximos pasos en su periplo de asistencia. Si califican para cirugía o alguna asistencia por hendidura que es ofrecida por el centro en Durgapur, las familias son agendadas para consulta. Operation Smile India también cubre los gastos de traslado, alimentación y alojamiento para las familias en su pabellón específico en el hospital.  

Tras una consulta con el equipo de Mithu, la familia de Shyam se alegró de saber que su hijo fue agendado para recibir cirugía gratuita en el centro el mes siguiente. Todo fue posible gracias al apoyo de Operation Smile India para un traslado de cinco horas y varios días de estadía. 

“Se siente bien saber que, aunque es tan lejos, mi hijo estará bien” dijo Rahki. 

El Hospital Multidisciplinario IQ City Narayana, sede del centro de Operation Smile en Durgapur. Foto: Lorenzo Monacelli.

La confianza que Rahki depositó en Operation Smile fue reafirmada por la asistencia de primer nivel que recibieron de parte de personal del centro. El modelo que se utiliza en Durgapur es diferente al de los otros 30 centros que Operation Smile opera en 16 países, que son fundamentalmente gestionados por voluntarios.  

En Durgapur, Operation Smile India emplea cirujanos, anestesistas, ortodoncistas y terapeutas del habla y se apoya en personal de enfermería y pediatría en alianza con el hospital. 

El objetivo del equipo es proveer a los pacientes la asistencia integral que se merecen. 

“Estos niños necesitan asistencia integral”, dijo el doctor Partha Sadhu, el principal cirujano de hendiduras en el centro de Durgapur. “Porque, cada tanto tiempo, el paciente necesita un seguimiento, la necesaria intervención quirúrgica, dental, terapia del habla, todo”.  

“Es por eso, que, en lugar de trabajar como un cirujano aislado, siempre es mejor hacerlo en equipo”.  

El dentista de Operation Smile India, Dr. Dipanjan Chakroborty examina a Shyam durante su evaluación médica integral en Durgapur. Foto: Rohanna Mertens.

Abhishek agregó: “Uno tiene que mantener el seguimiento. Un niño puede necesitar dos o tres cirugías. Un niño casi siempre va a necesitar una terapia del habla prolongada. Se necesita asistencia en ortodoncia, porque muchas veces hay que hacer mucho trabajo con la estructura ósea del rostro antes que el niño esté listo para una cirugía. Muchos de ellos están desnutridos, así que tenemos que tener un programa de alimentación apropiado para que el paciente tenga el nivel de salud necesario para una operación”.  

“Es necesario proveer asistencia integral y completa desde la cuna hasta el final de la etapa de crecimiento”. 

Luego de un mes de mucha anticipación, la familia de Shyam llegó al centro. Se instalaron en el pabellón de pacientes antes del comienzo de su evaluación médica integral. Shyam gozaba de buena salud y fue agendado para cirugía. 

El Dr. Partha Sadhu, tercero desde la izquierda, opera un labio hendido en el centro de Durgapur al tiempo que la Dra. Radha Pranbu, segunda desde la izquierda observa y Dr. Gunjan Agarwal, derecha, asiste. Foto: Lorenzo Monacelli.

Tras una operación que duró alrededor de una hora, el curso de su vida cambió para siempre. 

Así como eso fue solamente el principio de la asistencia para Shyam, el centro también está listo para continuar su crecimiento una vez que termine la pandemia de COVID-19. Ya están en marcha los planes para reforzar los programas de acercamiento a las comunidades más allá de la captación de pacientes para desplegar programas de alimentación, de terapia del habla, asistencia postoperatoria y, eventualmente, cirugías incluso más cerca de las familias como la de Rahki y Milon.  

“Cuando iniciamos esto, queríamos ir poco a poco con el centro. Empezamos impulsando la cirugía segura, luego comenzamos a añadir los demás componentes”, dijo Abhishek. “El próximo paso es acercar todo a la comunidad, para poder conectar el último tramo hasta nuestros pacientes”. 

Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.  

Rahki sostiene a Shyam luego de su operación de labio hendido en el centro de Durgapur. Un cambio positivo para sus vidas. Foto: Rohanna Mertens.