“La Ruta de las Sonrisas”

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

En 2020 en plena pandemia de COVID-19, Operación Sonrisa Nicaragua soñó en grande y en 2021 se cumplió: una clínica móvil. 

La atención sanitaria presencial fue suspendida durante tres meses debido a las restricciones sanitarias.

Decenas de pacientes corrían riesgo de quedar desprotegidos, en particular los de las zonas más remotas del país.

En ese momento “innovamos con la clínica virtual, pero siempre estuvo esa sensación de que se podía hacer algo más”, explicó Tatiana Morales, directora ejecutiva de Operación Sonrisa Nicaragua.

El equipo de Operación Sonrisa Nicaragua junto a la clínica móvil. Foto: Operation Smile.

Le comentó la idea a Jaffa Coen, quien en ese momento era presidenta de la Junta Directiva, quien la apoyó completamente.

“La familia Coen contaba con este móvil en la fundación Familia y a inicios de este año dicha fundación cerró; Jaffa habló conmigo si deseaba aún tener una clínica móvil y nos hicieron la donación total”, relató Tatiana.

Con el sueño de una clínica móvil cumplido, Operación Sonrisa Nicaragua ideó la campaña “La Ruta de las Sonrisas”, que tiene como objetivo acercar el tratamiento integral a los pacientes que viven en las zonas más remotas del país.

En la clínica móvil se pueden desarrollar tratamientos de terapia de lenguaje, pediatría, nutrición, psicología y odontología.

Una vez establecida la logística, se planea la ruta a recorrer en cada salida, siempre con el fin de alcanzar a los pacientes que lo necesitan.

Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Solución para madre e hija

Sofía y su hija Johana. Foto: Jimmy Guadamuz.

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

En Rosita, noreste de Nicaragua, Sofía y su hija Johana estaban casi a 500 kilómetros (300 millas) de distancia del centro de Operación Sonrisa en Managua.

Pero para Sofía, la distancia era insignificante comparada con el amor que tenía por Johana y el compromiso que tenía por darle a su hija los cuidados que necesitaba para reparar su labio hendido.

El curso de la vida de Sofía cambió instantáneamente el día que nació Johana.

Pero incluso después de ver la hendidura facial de su hija, mantuvo la esperanza. A diferencia de muchos padres de niños con hendiduras faciales, sabía que existían posibles soluciones quirúrgicas.

Como Johana, Sofía nació con labio y paladar hendidos.

Diez años antes de llegar con Johana al centro médico de Operación Sonrisa Nicaragua, recibió una cirugía de profesionales médicos no afiliados a Operation Smile para reparar su labio.

Sin embargo, nunca tuvo opciones quirúrgicas seguras para su paladar y continuó viviendo cada día con una hendidura sin reparar.

A pesar de todo esto, sus pensamientos estaban enfocados en Johana y el futuro que deseaba para ella. Durante un año buscó la solución que necesitaba su hija.

Sofía siempre confió en el personal y voluntarios de Operación Sonrisa Nicaragua. Foto: Rohanna Mertens.

Sofía se enteró de la existencia de Operación Sonrisa Nicaragua. La organización no solo brinda atención quirúrgica de alta calidad a niños como Johana, sino que también brinda transporte gratuito para pacientes potenciales que viajan grandes distancias desde sus hogares.

Después de su viaje, Johana y Sofía recibieron sus revisiones médicas integrales. Este es un paso necesario para evaluar si un paciente está en condiciones de recibir una cirugía. 

En muchas ocasiones sus operaciones son postergadas porque presentan problemas de alimentación. Es por esto que Operation Smile tiene programas de nutrición, un aspecto clave para la buena salud, particularmente de los bebés con hendiduras faciales. 

Aunque Sofía estaba nerviosa en los momentos previos a sus cirugías, habló con seguridad sobre los voluntarios de Operación Sonrisa Nicaragua y dijo que siempre confió en las manos de quienes la iban a cuidar a ella y a su hija.

“Sabemos que las personas que están involucradas en el proceso son capaces”, dijo.

Johana recibió una nueva sonrisa y voluntarios médicos realizaron con éxito la cirugía de paladar hendido que Sofía que había esperado durante una década.

El esposo de Sofía, Olgemar, dijo que a pesar de las adversidades, especialmente económicas, sus metas se cumplieron.

Agradeció a Operación Sonrisa Nicaragua por cumplir el sueño de su familia. “Sin ese apoyo no hubieran tenido las operaciones porque no podemos pagarlas”, dijo. “Estoy muy feliz por eso”.

Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

La persistencia de una madre

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Valeska junto a sus progenitores. Foto: Marc Ascher.

Fue un eclipse.

Eso le dijeron a Zoraida, que tenía 17 años cuando nació su hija Valeska en Estelí, noroeste de Nicaragua.

“Los vecinos me dijeron que fue porque salí caminando durante el eclipse”, explicó Zoraida, haciendo referencia a una creencia bastante extendida sobre la causa del labio y paladar hendidos.

“Pensé que de alguna manera era mi culpa, pensé que de alguna manera esto era el juicio de Dios sobre mí”, afirmó.

Valeska llegó a Estelí con 10 meses. Foto: Marc Ascher.

Los médicos le dijeron a Zoraida que existía una solución por medio de cirugía, pero no podía pagarla.

Cada seis semanas viajaba a la capital Managua en busca de ayuda, pero siempre se le decía que no había lugar en la lista en del hospital público. El dinero comenzó a acabarse.

A la angustia por no obtener ayuda se sumaban las burlas y humillaciones de otras personas. “La gente se reía de mi bebé. Se burlaban de ella y escuchaba a otros hablar de ella. Les decían a sus hijos que ella era horrible y que, si la miran, ellos también podrían volverse así”.

Todo comenzó a cambiar cuando la contactó el hospital de Estelí para informarle de un próximo programa quirúrgico de Operación Sonrisa Nicaragua.

Operation Smile está presente en Nicaragua desde hace 27 años y ha desarrollado 117 programas quirúrgicos en varias localidades del país.

Más de 11.000 pacientes recibieron su evaluación médica integral en algún momento y de ellos fueron operados 5.738.

Operation Smile ha realizado más de 5.000 cirugías en Nicaragua. Foto: Jason Towlen.

Cuando Zoraida y su esposo se enteraron de la posibilidad en Estelí, a unas 3 horas de viaje en autobús, decidieron llegar allí como fuera. Su esposo se puso a trabajar horas extra para ahorrar el dinero necesario.

Valeska superó su evaluación médica integral y quedó en la lista de pacientes aptos para recibir una cirugía que les cambia la vida, y todo gracias al apoyo de generosos donantes como tú.

Sus padres y Valeska visitaron el centro de Operación Sonrisa Nicaragua un año después. Inaugurado en 2013, los voluntarios de Operation Smile ya realizaron allí 100.361 consultas en 15 especialidades como por ejemplo la siempre necesaria terapia del lenguaje.

Operación Sonrisa Nicaragua acaba de inaugurar un nuevo centro en Matagalpa, desde donde espera asistir a unos 800 pacientes del norte del país.

Era imposible no conmoverse ante la felicidad de Zoraida, su esposo y la nueva sonrisa de Valeska.

Zoraida no oculta su felicidad por el cambio en la vida de su hija. Foto: Marc Ascher.

La esperanza no tiene edad

Ramón y su novia Yadira. Foto: Operation Smile.

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Operation Smile concuerda con la opinión de los especialistas, que recomiendan que las condiciones de hendidura facial sean operadas en los primeros meses de vida siempre que sea posible. 

¿Pero hay esperanza para adolescentes o adultos que tienen labio y/o paladar hendidos? Una misión médica en Nicaragua demostró que sí.  

Ramón, un ingeniero de 29 años, recibió cirugía para cerrar su paladar hendido en una misión de Operación Sonrisa Nicaragua en Juigalpa (centro). 

Había viajado casi tres horas desde su pueblo Muelle de los Bueyes con la esperanza de acceder a una cirugía segura.  

Relató que nunca había tenido la oportunidad o los recursos para viajar a alguna de las misiones médicas anteriores. 

Como uno de seis hijos que crecieron en una zona relativamente remota de Nicaragua, sus padres nunca tuvieron la posibilidad de buscar ayuda antes en su vida.  

El hospital local lo contactó poco antes de la misión de Operación Sonrisa Nicaragua para avisarle que se realizarían unas jornadas de revisiones médicas integrales y cirugías en Juigalpa, no tan lejos de su localidad.  

Operación Sonrisa Nicaragua ya ha cumplido diversas misiones en el país. Foto: Marc Asher.

Apenas se enteraron, Ramón y su novia desde hace seis años, Yadira, se subieron a un autobús.  

Ya en Juigalpa, el doctor Peter Radell, un especialista sueco que actuaba como jefe médico de la misión, solicitó que Ramón pasara por una completa evaluación del habla. La pregunta era si a los casi 30 años la cirugía mejoraría o no su forma de expresarse.  

El equipo de terapia del lenguaje le realizó un estudio. Ramón tenía mucha nasalidad debido a su paladar hendido, pero sorprendentemente no había desarrollado ninguno de los vicios compensatorios que necesitarían una terapia del lenguaje intensiva. Era un muy buen candidato para cirugía y pudo ser operado esa semana.  

Luego de la cirugía la pareja no podía contener su alegría. No veían el momento de poder regresar al pueblo a compartir la noticia. No le habían dicho nada a sus familiares para poder sorprenderlos. 

Algunos podrán preguntarse: ¿Para qué pasar por una operación si Ramón claramente había salido adelante durante décadas con un paladar hendido? Pero para un joven motivado como él, la cirugía segura de Operation Smile hizo toda la diferencia en su vida.  

Relató que cuando conoció a Yadira tenía vergüenza de hablarle, preocupado de que no le entendiera. Y aunque se esforzó en la escuela y tuvo éxito en sus estudios y su trabajo, se enfrentó a muchos desafíos, ya que muchas personas tenían dificultad para comprenderle.  

Oscar junto a su madre. Foto. Operation Smile.

Oscar, un estudiante de 19 años a punto de graduarse de la secundaria, llegó a Juigalpa con su madre en busca de una cirugía para su paladar hendido. Habían viajado cuatro horas en autobús desde la región de El Rama.  

Finalmente pudo llegar a una misión de Operación Sonrisa Nicaragua para recibir una evaluación médica integral y esperar por una cirugía segura.  

Su sueño es convertirse en médico, pero su objetivo más presente era el desarrollar una capacidad de expresarse más clara.  

Operation Smile le brindó un programa de terapia del lenguaje para asistirlo luego de la operación. Su madre se comprometió a practicar con él todos los días una vez de regreso en su pueblo.   

Los pacientes no permanecen por mucho tiempo en el hospital luego de una cirugía. Pero en cada momento en que estuvo en la clínica Oscar pedía “otra sesión de terapia del habla”.  

Nicaragua es uno de los países en que trabajamos que cuenta con sesiones de terapia de lenguaje de manera virtual. Esto ha sido una modificación al programa de Terapia de Lenguaje debido a la pandemia de COVID-19.  

El uso de tecnología para el seguimiento de los pacientes, nos ha permitido estar cerca de ellos, y apoyarlos en su desarrollo pese a todas las dificultades que ha presentado el último año. 

La cirugía que ofrece Operation Smile no solamente recupera una sonrisa, tiene el poder de cambiar una vida y todo gracias al apoyo de nuestros donantes y voluntarios. 

Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Cirugía para el pueblo

Seguimos cumpliendo nuestra promesa de promover la salud y la dignidad durante la pandemia de COVID-19. Estamos ayudando a los trabajadores de la salud de primera línea a mantenerse a salvo, bien alimentados y empoderados para atender mejor a sus pacientes mediante la entrega de suministros y equipamientos vitales y la realización de capacitaciones a distancia para fortalecer su respuesta. También brindamos asistencia nutricional, botiquines de higiene y servicios sanitarios virtuales para ayudar a las personas a satisfacer sus necesidades sanitarias y prosperar. Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza. 

Todo empezó cuando hace unos años unos voluntarios y trabajadores de Operation Smile viajaron al Triángulo de las Minas en busca de personas nacidas con condiciones de hendidura facial. Muchas personas de la zona viven en caseríos remotos, donde para poder llegar a un camino se debe andar por horas o cabalgar, y una vez ahí es necesario viajar en autobús muchas horas más para poder tener acceso a un hospital.

Era difícil decirle a estas personas que solamente se atenderían pacientes que tenían condiciones de hendidura facial. Fue así que Operation Smile decidió embarcase en esta nueva experiencia de proveer apoyo para dos hospitales más allá de los servicios quirúrgicos especializados para pacientes con hendidura facial, y ofrecer cirugía segura y a tiempo para el pueblo.

Estos hospitales están aislados, y el único medio de transporte para las personas en esta región es una avioneta que hace un viaje por día. Los hospitales solamente cuentan con una sala quirúrgica y los recursos son limitados, incluyendo el agua potable, que a veces no hay.

El programa de Radio “Cirugía para el pueblo” fue desarrollado para educar a las personas de la región acerca de las enfermedades y condiciones que pueden ser tratadas a través de una cirugía segura. Es importante la educación de la población como parte integral del cuidado que Operation Smile está ofreciendo en la zona.

Centro Grace Mcgregor B, en Mangua.

Cuando los huracanes Iota y Eta alcanzaron territorio nicaragüense, Operación Sonrisa Nicaragua tomó la iniciativa de convertir el Centro Grace McGregor B, en uno de acopio. La decisión se dio a conocer a través de las plataformas virtuales de Operación Sonrisa Nicaragua. Esto los convirtió en el primer centro de acopio donde los nicaragüenses rápidamente se solidarizaron con sus compatriotas más vulnerables y se volcaron a dar donaciones. Fueron recibidas de parte de individuos, organizaciones, instituciones, colegios y universidades.

Los habitantes del Triángulo de las Minas fueron de los más afectadas por los huracanes Iota y Eta, incluyendo el 3% de pacientes de Operación Sonrisa Nicaragua, quienes perdieron lo poco que tenían. Estas personas fueron llevadas a centros para damnificados creados por el sistema nacional de mitigación y prevención de desastres.

Operación Sonrisa Nicaragua, con el fin de ayudar a la comunidad, decidió repartir los insumos recolectados a través de la radio, y distribuirlos entre los más necesitados.

Si puede (y en el momento en que pueda), ayúdenos a cumplir nuestra promesa de cuidar a los niños y generar esperanza.